REFLEXIONES INCÓMODAS PARA LAS ENTIDADES FINANCIERAS

 

¿Por qué te recomiendan las entidades financieras invertir en bolsa cuando tu horizonte temporal es a largo plazo?

Porque históricamente una persona que ha permanecido en bolsa un tiempo suficientemente amplio, ha ganado dinero por norma general, aunque ojo, a veces ese plazo puede ser muuuy largo…

 


 
Ahora bien, tiene que estar dispuesto a tener caídas muy pronunciadas en el camino que a veces se olvidan…

 

 

¿Y esto por qué se produce?

Por un principio lógico: las empresas están para ganar dinero, cada vez más dinero, hacerse más grandes, expandirse…. luego si la gestión de la empresa es buena, lo conseguirán y generan más dividendos y cada vez valdrán más en bolsa.  Obviamente algunas no lo conseguirán y desaparecerán, pero para eso está la diversificación y los índices de bolsa, para tener una composición variada de empresas y no poner todos los huevos en la misma cesta.

Si a esto unimos que los gobiernos y los bancos centrales siempre intentaran favorecer que esto se produzca, a través de reformas, políticas fiscales, cambios normativos, políticas monetarias, etc. Y es que si las empresas crecen, crecerá el PIB, pagarán más impuestos, generaran más puestos de trabajo….

Quiero invertir en bolsa, ¿cómo lo hago?

Pues si se lo preguntas a una entidad financiera probablemente te dirá que lo hagas a través de uno de sus maravillosos fondos de inversión, que llevan unas rentabilidades fantásticas, gestionados por un equipo de gestores y analistas súper profesionales de éxito a cambio de una pequeña comisión de gestión, quizás una de éxito y muchas más que no te dicen de operaciones internas, depositarías, custodia, brokerage (y que todas ellas se quedan en entidades del propio grupo)…. comisiones que pueden llegar a un 2% anual (ojo en 10 años sería un 20% sin capitalizar).

Pero lo que no te dirán es que sus fondos han ganado dinero porque lo ha hecho el mercado y no por su pericia, es decir, es como si estás en un barco sin velas y remos en medio del mar, y la marea te ha llevado a la orilla.

Pero entonces, ¿son buenos gestores?

Pues la inmensa mayoría de los fondos de renta variable no lo hacen mejor que el mercado en el largo plazo, es más, prácticamente replican el mercado (lo que se denomina gestión indexada o pasiva), que quiere esto decir, que para nada compensa las comisiones que generan.

Pues entonces ¿qué hago?

Pues muy sencillo, busca un ETF o algún derivado que replique el mercado. Seguirás la evolución de las bolsas de forma más económica, y a largo plazo notarás la diferencia en comisiones.

¿Y de verdad no hay gestores que lo hagan mejor que el mercado?

Sí los hay, pero son pocos, muchos menos de los que crees. Normalmente los gestores que lo hacen recurrentemente mejor que el mercado, están en gestoras propias o son de difícil acceso para el pequeño inversor, bien por ser fondos cerrados, con importes mínimos de entrada, o altas comisiones.

Los últimos años se han puesto muy de moda los “Value Investing”, gestores que invierten en empresas que tengan “valor” a largo plazo, es decir, sí incorporan una gestión activa de búsqueda de empresa, que en principio justificarían sus comisiones, pero ¿realmente lo consiguen? Para juzgarlos se necesita un plazo largo, pero sí, en algunos casos  lo han conseguido.

Este es el gráfico de la evolución de varios Fondos Value invertidos de bolsa española durante el 2017, comparados con un índice (línea morada), ¿hay gran diferencia entre ellos?

Y ¿cómo ves invertir en renta fija?

Prácticamente todas las carteras incluyen una parte de activos de renta fija, es decir deuda emitida por gobiernos o entidades privadas. ¿Tiene sentido? Pues desde luego lo ha tenido por varios motivos:

  • Comparte con la renta variable una característica: salvo en caso de impago del emisor, tienes un colchón de rentabilidad que te va proporcionando el activo vía cupón, y eso siempre es interesante tener en cartera, algo que te proporcione rentabilidad positiva.
  • Sirve de estabilizador de las inversiones de renta variable que tengamos en nuestra cartera, puesto que por norma general, cuando estamos en un ciclo bajista de bolsa, nos encontramos en una época de recesión, luego los bancos centrales harán una política económica expansiva con bajadas de tipo (o compras de deuda, como ha ocurrido recientemente) lo cual hará que ser revaloricen mis inversiones en renta fija y compensen la depreciación del resto de mi cartera.

Pero, si estamos en tipos de interés 0, ¿qué sentido tiene invertir?

Pues no demasiado… han perdido su colchón de rentabilidad, y me temo que no por poco tiempo… y es más, en algún momento, los tipos de interés subirán, y estos activos se depreciarán y en algunos casos mucho…

Si queremos realmente tener activos de renta fija con colchón de rentabilidad tenemos que acudir a empresas privadas con una mayor probabilidad de impago.

Curva de tipos de interés actual (rentabilidad por plazo)

Como vemos, asumimos mucho más riesgo, no a cambio de una gran cantidad. 

¿Y tiene sentido que tal y como está la renta fija, estar invertido en esta clase de activos?

Pues no desde luego con las comisiones que te van a cobrar, piensa un momento, si tienes tu dinero en un fondo de inversión 50% renta variable, 50% renta fija, y te cobran un 1,5% de comisión, el 50% de tu cartera está invertido en activos prácticamente con rentabilidad cero, con mayor riesgo de que se deprecie  (subida de tipos) que de que se aprecie (bajada de tipos), y por hacer eso te ESTÁN COBRANDO UN 1,5%...

¿Y hay más clases de activos dónde invertir?

Sí los hay pero debemos conocerlos primero. Pongamos unos ejemplos:

  • Divisas: Es un activo muy líquido y muy accesible, pero ojo, no tiene una característica importantísima: cuando una divisa se aprecia es porque otra se deprecia, y esto se puede producir por ciclos, pero no de forma constante en el largo plazo (esto es lo que se pensaba con el yen antes del 2008, que se iba a depreciar para siempre, y por eso la gente se endeudaba en esta moneda… todos sabemos los disgustos que dio a más de uno)

Luego no es recomendable invertir en divisas en el largo plazo salvo que se efectúe una gestión activa a lo largo del tiempo (y créame, no es fácil).

  • Cryptodivisas: Es considerado por muchos como una nueva clase de activos. No es una divisa como tal como el caso anterior aunque podríamos considerar que guarda similitudes ya que es una nueva forma de pago virtual entre agentes, y por tanto es una moneda. Su valor depende de la oferta y la demanda en cada momento, siendo su contravalor en otras monedas convencionales tales como dólar, euro, etc.

Podría decirse, ¿cómo puede tener valor algo que no tiene nada por detrás? Pues igual que un billete de 100 euros tiene para usted valor, no por la valía del papel en sí que tiene en sus manos (recordemos que hace tiempo que dejó de existir algo real detrás de las monedas), sino porque usted confía en que lo puede utilizar en cualquier momento para adquirir bienes, puesto que es un forma de pago aceptado por todo el mundo.

 

Qué puntos debería tener en cuenta sobre las cryptodivisas como inversor:

  • Es prácticamente anónimo y escapa del control de gobiernos (y esto no les gusta nada…)
  • Son monedas que no están controladas por los Bancos Centrales y por tanto sin capacidad de establecer políticas monetarias (y esto tampoco les gusta…)
  • Por lo tanto es algo aún por regular, así que no sabemos cómo acabará…
  • Su crecimiento de valor ha sido espectacular, y han aparecido multitud de monedas nuevas, pero ya nos conocemos el tema de rentabilidades pasadas….

 

Está claro, que están siendo una revolución imparable, es difícil saber cómo van a acabar esto, pero la prohibición de estas monedas no sea la solución, porque en un mundo global, con que un país lo permita…

 

Puede tener sentido invertir en estas monedas a largo plazo (aunque sea por familiarizarse con ellas), porque todavía están en fase de implantación (ya hay mercados que están creando productos financieros entorno a ellas, y eso aumenta la demanda, y con ello el precio), pero con mucha mucha mucha moderación (la incertidumbre es muy alta) y diversificando en diferentes monedas (no sólo en bitcoins).

 

  • Materias primas: Estamos en un caso similar que con las divisas, sus valoraciones son cíclicas salvo que presumamos que son un bien escaso, cada vez más, y que no va a existir otra materia prima que lo pueda sustituir.

                                En ocasiones se considera que el oro por ejemplo es un valor defensivo, y sí lo es, pero coyunturalmente, es decir, tendríamos que acertar el momento no vale con tenerlo constantemente en la cartera.

  • Inmobiliario: La inversión en bienes inmobiliarios (a través de fondos u otros vehículos) es interesante puesto que tenemos dos tipos de ingresos: revalorización (que aunque estamos lejos de los precios mínimos de hace unos años aún tienen recorrido) y rentabilidad por arrendamiento (que nos proporciona un colchón de rentabilidad periódica). Aunque un escenario adverso de este tipo de inversiones puede alinearse con nuestras inversiones en bolsa, sus valoraciones son bastante estables. En su contra tienen que son inversiones bastante ilíquidas.

 

  • Capital Riesgo: Son inversiones temporales en los que una entidad o vehículo invierte en nuevos proyectos, empresas, startups. Son interesantes porque sus rentabilidades son muy atractivas, su éxito o fracaso, aunque condicionado por el contexto global, depende más de la elección de los proyectos, por lo que también sería un estabilizador de la cartera. ¿Qué pega le podemos poner? Pues lo mismo que en el caso anterior, su iliquidez y el horizonte temporal (requiere ciertos años ver sus resultados)

 

  • Depósitos : de esta modalidad de inversiones no creo que haga falta reflexionar mucho, todos los conocemos, pero sus rentabilidades a día de hoy, son lo que son. Desde la crisis del 2008 y a partir de que los bancos centrales empezaron hacer fuertes bajadas de tipos de interés, los depósitos han reducido sus rentabilidades desde un 4 o 5% hasta prácticamente un 0%. Ya realmente no merece la pena tener el capital retenido a largo plazo para obtener tan poca rentabilidad.

 

¿Y algo más que debería tener en cuenta para conformar mi cartera?

Sí, en toda cartera debería incluir Gestión Alternativa o de Retorno Absoluto.  

¿En qué consiste la Gestión Alternativa o de Retorno Absoluto?

Se trata de una modalidad de gestión en la el objetivo es obtener resultados positivos en cualquier contexto de mercado, es decir, independientemente de que la bolsa o los tipos de interés suban o bajen.  

¿Cómo se consiguen resultados con la Gestión Alternativa?

Lo cierto que es existen múltiples metodologías, desde hacer una selección muy activa de las inversiones con una gran flexibilidad (es decir, si no hay que estar invertido en bolsa, pues no se está), hasta sistemas de trading automáticos que toman decisiones de inversión en función de sofisticados programas algorítmicos.

¿Sobre qué activos operan?

Pues nos debería dar igual, lo importante son las magnitudes de riesgos de la inversión: Apalancamiento (exposición), Volatiidad, VaR, Pérdidas Máximas Históricas, etc. Hoy en día con instrumentos de renta fija puedes hacer una estrategia mucho más arriesgada que con materias primas, todo depende de cómo esté calibrada la inversión.

¿Es fácil encontrar la Gestión Alternativa?

Lo cierto es que no, hay mucho amateur en el mercado, y separar el grano de la paja no siempre es fácil, ¿consejo? Busque experiencia en este tipo de gestión, será su mejor aval.

Inconvenientes de la Gestión Alternativa

Que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, y este tipo de gestión, no tiene el supuesto “colchón” de rentabilidad teórica de la renta variable y renta fija.

Consejos para invertir

Busque asesoramiento para construir su cartera analizando su situación específica, pero ASESORAMIENTO INDEPENDIENTE,  le merecerá la pena aunque tenga que pagar (será muchísimo menos que lo que estará pagando hoy en día de forma directa e indirecta). Un entidad financiera siempre te ofrecerá sus productos o productos de los que pueda beneficiarse porque usted los contrate.

 

 

 

 

 

¿Quieres ver la evolución de una cuenta real? X
Descárgate nuestra APP gratis
DESCARGAR DESCARGAR APP